miércoles, 17 de enero de 2018

¿Alguna vez existieron los MOOC?

Decíamos hace cuatro años que los MOOC habían muerto, con gran escándalo por parte de algunos medios y expertos. 

Hoy son un recuerdo, que se oculta, allí donde nacieron (no en su versión primigenia los cMOOC, sino los de escala: los xMOOC de la segunda generación, los que para muchos son los auténticos MOOC). Nos referimos a EDX, Coursera, pero sobre todo a UDACITY. 


Hoy he entrado por curiosidad y ésta es su página de inicio: En ella aparece su producto genérico, omnipresente: Los Nanodegrees, y en segundo lugar los cursos libres. Han renunciado a cualquier resonancia del pasado, ni tan siquiera es presentable la palabra MOOC como marca propia, es obsoleta y rancia:






Y mientras tanto en España y en Latinoamérica siguen haciéndose tesis e investigaciones sobre MOOC.

Observen las empresas titulares de los nanodegrees


https://eu.udacity.com/nanodegree y https://eu.udacity.com/



Desde hace unos años nos hemos preocupado por elaborar una línea del tiempo sobre la educación abierta universitaria, integrando MOOC, nonodegrees, etc. Ésta es la última versión, y el lugar que ocupan en ella los nanodegrees y los productos más recientes y más abajo los enlaces de los documentos donde pueden encontrar un desarrollo y una explicación más extensa:



(Original de Zapata-Ros, M. (2017). Latinoamérica y la educación superior en la encrucijada de la Sociedad del Conocimiento. Desafíos y disrupciones. En RED de Hypotheses y en VESC

Más información en


domingo, 24 de diciembre de 2017

Feliz Navidad con el sonido original de los bits y de los bytes, por Turing


Jingle Bells - interpretado por el mismísimo ordenador de Alan Turing, en Manchester en 1951(sonido original de la British Library)

Sonido digital primigenio. Esto es a la música digital lo mismo que las pinturas de Altamira a la pintura.



Navidad de 1951. Los seres humanos ya no hacen la música, la interpretan y componen las máquinas ¿a donde vamos a llegar? Éste era el mensaje de la BBC.

En diciembre de 1951, la transmisión navideña de la BBC. En muchos aspectos un asunto exclusivamente tradicional, pero ahora no: incluía el sonido del futuro, un par de villancicos muy queridos ejecutados, no por un coro, ni por seres humanos en cualquiera de sus versiones, sino por un una verdadera máquina electrónica, a la que casi nadie había visto.

Los villancicos eran  Jingle Bells  y el  Buen Rey Wenceslao, interpretados por el mamotrético ordenador Ferranti Mark I, el que estaba en el Laboratorio de Máquinas Computadoras de Alan Turing, en la Universidad Victoria de Manchester. Sí, Turing, a quien ahora reconocemos por una gran cantidad y variedad de logros en informática, criptografía y campos relacionados (incluido el  descifrado del "código Enigma" alemán durante la Segunda Guerra Mundial), también por  películas, y por sus peripecias personales, se había unido a esta universidad en 1948.

Al principio siempre hay algo sin lo cual no hubiera venido todo lo demás.... Spotify, iTunes, Amazon y todo eso.

Cuando los blogs se llamaban bitácoras.


bitacora





Hace un  montón de años comencé este blog como mi primer blog. Lo hice al tiempo que tradujimos y adaptamos Nora Lizenberg y yo los famosos artículos de Chris Ashley en los números 10 y 11 de RED, allá por enero de 2004, van a hacer catorce años:
La presentación de los números en la que decía esto que hoy resulta cándido, tanto que a los blogs les llamaba weblogs y !bitácoras!:
Un nuevo recurso de Internet, que supone una nueva concepción de las páginas y de los sitios web,  está llamado a revolucionar la idea que existe sobre el servicio de la triple uve doble, en su configuración y por la forma de utilizarlo. Pero lo más importante no es que cambie radicalmente el concepto, sino sobre todo que cambie el uso y a los usuarios. Particularmente es previsible que suceda en los ámbitos personales de los usuarios profesionales, de los individuos como elementos de las comunidades de Internet, de los profesores como miembros de comunidades docentes o investigadoras.
Desde nuestra perspectiva, de profesionales y usuarios de la educación abierta y a distancia a través de redes, las bitácoras están llamadas, como espacios de las comunidades de aprendizaje, a protagonizar un papel de actor principal en el terreno de los recursos formativos de Internet favoreciendo la creación de entornos nuevos y distintos de aprendizaje. De hecho es una realidad en ciertos ámbitos, como veremos.
 Por su interés incluimos dos artículos que sobre este tema y el impacto que ha causado en la Interactive University  University of California Berkeley. Interactive University Project (http: //iu.berkeley.edu/) ha escrito Chris Ashley.
El primero se puede encontrar en este número de RED con el título “El uso de los Cuadernos de Bitácora o Weblogging: Otro tipo de sitios web” con traducción de Nora Lizenberg y adaptación de quien suscribe. Es enlazable desde la portada, o con la dirección habitual http://www.um.es/ead/red/weblogs1.pdf  Y el segundo aparecerá en el próximo número.
En este último Ashley dice: Una crítica común de los educadores para con  los Sistemas de Gestión de Cursos (en inglés: CMS-Course Management Systems) tales como Blackboard y WebCT es que son rígidos, verticales, jerárquicos y que siguen el paradigma de los pupitres en filas con el docente adelante, y que no hay lugar para que el estudiante asuma el liderazgo, para colaboración genuina o para el tipo de trabajo – investigación, redacción, demostración de aprendizaje – que se requiere para un aprendizaje basado en proyectos y en investigación. Cada vez más, muchos educadores se inclinan hacia los cuadernos de bitácora como alternativa.
Y los artículos:
El uso de los Cuadernos de Bitácora o Weblogging:
Otro tipo de sitios web(I)

El cuaderno de bitácora o weblog, parte II:
Un sitio web tan versátil como una navaja suiza

Originales de Chris Ashley
Traducción de Nora Lizenberg
Adaptación de Miguel Zapata Ros  

jueves, 19 de octubre de 2017

Un ejemplo de self report study

En ocasiones anteriores hemos hablado de los self reports studies, de qué son y por qué no se aceptan en RED.

Lo hemos tratado en estos posts

Ahora, en el transcurso de una revisión editorial, en mi calidad de editor de RED, he encontrado un trabajo que muy bien podría ejemplificar este caso. Para facilitar la lectura de este post pueden descargar de Google Drive el manuscrito, sin nombres ni filiaciones de los autores que permitan identificarlos, donde lo he subido para este caso, pulsando este enlace. He enfatizado en amarillo los textos que ponen de manifiesto su carácter de self report study

En el resumen dice "El objetivo del estudio fue determinar la relación entre las competencias de los docentes y el desempeño de los estudiantes que participan en la modalidad b-Learning". Sin embargo en esa parte no dice cómo obtiene los valores de esas variables, pasa directamente a decir cómo analiza su correlación. Cuestión que sí pormenoriza, sin regatear detalles técnicos.

Después en la metodología se dice:

"La presente investigación se planteó como objetivo principal el determinar si existen una relación entre las competencias de los docentes y el desempeño de los estudiantes"


"(...) por medio de la encuesta a estudiantes sobre su percepción del grado de competencia docente y el desarrollo de competencias genéricas."



Para a continuación  señalar la forma de obtener esos datos:


"se utilizó la técnica del cuestionario con el objetivo de conocer la opinión de los alumnos sobre el desempeño docente y su relación con el desarrollo de competencias en los estudiantes"

A partir de aquí hay un salto cognitivo. Se definen unas variables a partir del cuestionario de opinión, sin señalar qué procedimiento utilizan para a partir del cuestionario y de las respuestas determinan el grado de logro o de consecución o de la calidad de la planeación didáctica o en la resolución de problemas, o del resto de rasgos o indicadores que sirven para construir las variables. Y sobre todo determinando estos valores en función de la autopercepción de los alumnos.

Al otro lado de este salto cognitivo, sin puente, hay un aparataje perfectamente armado siguiendo los cánones de la corrección de los análisis empíricos. El cuestionario está realizado siguiendo estrictamente una escala de Likert.  

La consistencia del cuestionario queda perfectamente asegurada

"El nivel de fiabilidad y confianza del instrumento se realizó mediante alfa de Cronbach de (.925) determinando excelente nivel de constancia interna del cuestionario".  


Y por último aseguran la validez que "se determinó a partir de de la revisión de tres expertos de la institución".

Igual sucede con el procedimiento, en el que aseguran
"se utilizó el análisis de frecuencia y el análisis dependencia entre variables cualitativas al utilizar un contraste estadístico Chi-cuadrado (x2)  a través de tablas de contingencias de las variables: competencias docentes (ocho docentes) y percepción de desempeño del estudiante a través de una hipótesis nula (Ho) y una hipótesis alternativa (H1) perfectamente definidas.

Sin embargo tanto esto como el resto del artículo giran en torno a unas fuentes de datos que no validan en absoluto los rasgos que constituyen las variables, independientemente de la validez o de la potencia de las herramientas de análisis de la covariación de datos que utilizan. 

Así el trabajo tiene todas las características de lo que se considera un self-report study[1].

Con el fin de evitar este tipo de cosas incluimos entre las normas de edición para los autores y revisores, edición del 25 de Abril de 2015, la prescripción de que RED no publicase artículos que utilizasen la modalidad de self-report studies como opción principal para validar una propuesta o una hipótesis [2]. Si bien aceptábamos que pudiese utilizarse como segundo método para apoyar, matizar o tringular un primer método de investigación.


Por tanto quedó desestimada la publicación en la fase de revisión editorial.



[1] Según Whitley y Kite (2013) un self-report study (estudio de autoinforme) es un tipo de encuesta, cuestionario o escrutinio en el que los encuestados leen la pregunta y seleccionan una respuesta por sí mismos, sin interferencia del investigador. Un self-report (autoinforme) es cualquier método que implica preguntar a un participante acerca de sus sentimientos, actitudes, creencias o cualquier otro rasgo ofacultad de sus valores o de su personalidad. Ejemplos de auto-informes son cuestionarios y entrevistas; Los autoinformes suelen usarse como una forma de obtener respuestas de los participantes en estudios o experimentos observacionales.

[2] Dice textualmente "En los casos de artículos que incluyan una o más investigaciones  solo se admite el método conocido como self-report study[2] como método auxiliar, en ningún caso para probar la tesis principal del estudio".


Referencias.-
Whitley, B.E. and  Kite, M.E. (2013). Principles of Research in Behavioral Science, Routledge Third Edition

lunes, 8 de mayo de 2017

Francia: Las innovaciones disruptivas llegan a la política

El concepto y el hecho de la innovación disruptiva es algo sustancial, nuclear, de la Sociedad del Conocimiento.

Christensen, profesor de administración de empresas en Harvard Business School,  lo explica muy bien en su teoría de la "innovación disruptiva" en los negocios (Hardesty, 2013  a través de Zapata-Ros, 2013).

Esta teoría sostiene que los rivales advenedizos generalmente desplazan a los participantes ya existentes en el mercado, estableciendo primero un punto de apoyo con productos de bajo costo, dentro de las ofertas posibles, tema en el que los titulares están dispuestos a ceder. Con el tiempo, los rivales que ya no son neófitos consiguen aumentar la calidad sin dejar de mantener los costos bajos. De esta forma van asumiendo progresivamente las franjas de  mercado de mayor margen, hasta que finalmente lo dominan en su conjunto. Estos cambios vienen propiciados por una dinámica que es posible (Zapata-Ros, 2013) gracias a lo que se llama núcleo extensible. La componente de productos y servicios que en la Sociedad del Conocimiento ha pasado a tener poco o ningún costo, en función del bajo precio que se se le atribuye por la producción a escala y por la digitalización de los contenidos, como por ejemplo sucede en la producción de libros digitales. Distinguiéndolo del núcleo no extensible de los bienes, el que constituye el valor singular del producto o del servicio, que no se ve afectado por temas de distribución, acceso o reproducción en soporte digital, sino que depende del valor intrínseco del producto original, por ejemplo la calidad de atención en los hoteles. Aunque este ejemplo puesto por Christensen, en mi último viaje a Suiza y a Alemania, he visto que también tiene un núcleo extensible en el caso de los Smart-hotels.

De esta forma los cambios propiciados por las innovaciones disruptivas no son positivos ni negativos, constituyen un proceso irreversible que está dentro de la naturaleza de los cambios que de todo tipo se están produciendo en la sociedad emergente.

Hasta ahora ya se han desarrollado disrupciones, que han sido decisivas para el sector donde se han producido. Lo han cambiado de naturaleza con un impacto en el corazón del servicio o producto que se ha visto afectado que ha sido irreversible. Así ha sucedido en el mundo de las finanzas, en el del dinero como medio de pago y de comercio, en la edición, en la prensa y los medios de comunicación; Y ahora se está produciendo, o se han producido ya, en la Universidad, con los MOOC y sus herederos, las nuevas formas de disrupción universitaria.

Es interesante el estudio de las disrupciones y de sus dinámicas desde un punto de vista sistémico, porque la génesis y desarrollo de estos procesos en un ámbito nos puede enseñar lo que puede suceder en otro. Pero de entre de las dimensiones que constituyen el fenómeno una particularmente importante y común a todos los casos: Nos referimos al cambio en los procesos y en los agentes de mediación. Por lo general lo que sucede es que la analítica de los grandes datos (el big data) y la inteligencia artificial (los conocidos algoritmos)  sustituyen en buena medida el papel de los actores tradicionales en las funciones de mediación, a los mediadores…. Siempre que estos no se adapten y respondan al reto asumiendo las competencias  y las potencialidades específicas de la interacción humana que constituyen el núcleo no extensible

Cuando hablamos de la mediación nos referimos a la que realizan los cuerpos sociales intermedios, nos fijamos en su papel y también en cómo cambian o incluso en algunos casos divergen con los intereses de los destinatarios, como veremos que ha sucedido en el caso de la mediación que ejercen los partidos y la militancia entre las estructuras de gobierno y de legislación y el cuerpo electoral en el caso de las reciente selecciones presidenciales en Francia. Pero no adelantemos.

En el mundo de la edición la mediación la tienen los libreros y los editores. En el mundo de la industria discográfica, o si se quiere en el de la música, pero también en el la imagen en movimiento como arte: el cine, los videoclips,… , los mediadores eran las tiendas de discos, pero también los disc-jockeys. En el mundo de las finanzas han sido los bancos transmutados de entidades de crédito en entidades de inversión, en el mundo de la moneda, ese es el más revolucionario por impactar más, han sido los bancos, cada uno de ellos en singular con la confianza que despierta o debieran despertar, los bancos nacionales,  las casas de las monedas y los gobiernos, los que están siendo cuestionados en su papel de mediación como garantes de la estabilidad y de la confianza en el dinero. Particularmente en el dinero en soporte magnético. De ahí el blockchain y el bitcoin. Situación que luego se extenderá a todo lo que necesite la confianza, desde las escrituras de los notarios, hasta la de los historiales clínicos y los dictámenes médicos.

Sobre la disrupción universitaria, y el papel de mediación en el proceso y en creación del conocimiento que tiene la universidad, y sobre la confianza en ella en estos dominios y competencias,  ya hemos hablado mucho. No tanto de su papel de mediación en el saber y en el rendimiento social del saber, o en la confianza que tenemos en ella y en los profesores como mediadores en esos procesos.

Pero hasta ahora no habíamos mirado, o no lo habíamos hecho lo suficiente, hacia el mundo de la política. Y sobre todo no habíamos reparado, bajo este prisma, en el papel de mediación que juegan los partidos y los políticos, en la sociedad democrática.

Mediación entre los ciudadanos y los niveles de decisión y de ejecución: El gobierno(los gobiernos) y el parlamento, a través de los partidos y de los políticos (también los sindicatos en el mundo del trabajo). Éstos recogían, encauzaban y procesaban los anhelos y las demandas que, de forma a veces abrupta y desarticulada, se producían en la sociedad. La ventaja estaba en que, con un coste razonable de organización, de desencanto, de violencia (solo estructural o de baja intensidad), de gasto económico, también de corrupción,… los conflictos discurrían y se encauzaban sin los grandes traumas y horribles conflictos a los que la historia nos tenía acostumbrados, a las guerra y a las revoluciones.

Los partidos y los políticos han sido el factor clave de mediación y de paz social. Pero las elecciones francesas han puesto de relieve que esta naturaleza de mediación ha sido cuestionada radicalmente por una nueva disrupción. La prueba ha sido el divorcio entre los aparatos de los partidos, la militancia, es decir los mediadores, por un lado, y los electores por otro. No solo los militantes y los partidos no han mediado sino que su orientación en los planteamientos y en las propuestas ha sido claramente opuesta a la de los electores.
El papel de mediación que jugaban los editores, los libreros, los disc-jockeys, o los periodistas con relación a los lectores, o a los consumidores de música y de videoclips, y su cambio, lo juegan ahora los políticos, los militantes, con respecto a los electores. y ese papel también ha cambiado.

Así pues veamos qué ha sucedido a partir de la evolución del voto en la primera vuelta (voto significativo) en las tres últimas elecciones presidenciales en Francia:


2007. Primera vuelta
2012. Primera vuelta
2017. Primera vuelta
PS/PRG (Royal, Hollande, Hamon)
25,87
28,63
6,36
UMP - LR (Sarkosy, Fillon)
31,18
27,18
20,01
FN (Le Pen)
10,44
17,9
21,3
FDG-FI (Mélenchon)
0
11,1
19,58
En Marche (--, Macron)
0
0
24,01

En amarillo los que eligen al candidato por primarias de militantes y/o adherentes, en azul los que tienen un aparato partidista laxo frente al líder y en verde los que no tienen partido.

En el siguiente gráfico vemos la progresión de los datos en las tres últimas elecciones (primera vuelta de las presidenciales):

Macron no tiene partido convencional, es apoyado por un movimiento sin militantes, sedes, cuotas,… sin aparato , tradición o implantación territorial, llamado En Marche.

Hamon es elegido en primarias por los militantes, frente a Valls, líder del ala más socialdemócrata del socialismo, presidente del gobierno en el que Macron fue ministro y al que probablemente hubieran ido muchos de los votos que después fueron a éste en la primera vuelta.

Fillon también es elegido en primarias, la militancia le apoya frente a Sarkozy, el anterior presidente en 2007 y perdedor por muy poco en 2012, que en los sondeos había estado por delante.

Mélenchon es la persona-partido de Francia Insumisa, al igual que Marine Le Pen lo es de FN.

Lo significativo es que Hamon y Fillon, que son elegidos por la militancia, hunden a sus partidos,  que por primera vez en mucho tiempo no van a segunda vuelta. En el caso de Hamon el hundimiento llega casi hasta la desaparición.

En el caso de Le Pen y de Mélenchon, que son personas-partido, donde el poder de la militancia se difumina frente al de los líderes, se mantienen y suben en el  voto.

Pero lo más significativo es que el candidato sin partido sube de cero a ganar en la primera vuelta, pasando al balotaje, y a conseguir el apoyo del resto de partidos, que no son la opción contraria, en la segunda vuelta con el 66 por ciento de los votos.

En resumidas cuentas, en los partidos con primarias los militantes eligen a los candidatos que los electores no quieren. En los partidos con militancia de poder laxo los candidatos se mantienen o suben,… y en el caso del candidato sin partido sube espectacularmente de la nada a ganar las elecciones en balotaje con los dos tercios del electorado.

Los partidos como factor de mediación desaparecen, en la sociedad dela información y del conocimiento hay una línea directa entre el electorado los candidatos y los programas mucho más nítida y rápida que a través de los aparatos de los partidos, y del entramado de cuadros, militantes y funcionarios. Sobre todo por la sensación extendida de que ahora se habían convertido como usufructuarios de esa función.  Es decir. son como una élite aislada que atendía más a sus propios intereses, o a su visión de la realidad, que a los de un electorado más culto, mejor informado y, con toda certeza, menos ideologizado en términos generales.

Posiblemente estos fenómenos, como en otros casos, mejoren la calidad de la prestación haciéndola más personalizada y más centrada en la naturaleza de los problemas, aunque al mismo tiempo algunas funciones y profesiones, las de los políticos y sus apoyos,  sufran una reestructuración. Y probablemente también en el futuro tengamos una democracia de más calidad. En éste, como en otros casos, posiblemente otras personas, o los sectores e individuos  de las mismas instituciones, más innovadores y con más capacidad de adaptación y de comprensión de los procesos, vengan a ocupar este lugar en algo que será un servicio, el de apoyo a la gestión pública, más personalizado y por ende más humanizado.

Referencias.-

Hardesty, L. (2013) MIT News Office. Higher-ed leaders meet to discuss future of online education Innovative pedagogical techniques and the effects of online-learning tools on on-campus education subjects of conversation at MIT- and Harvard-led summit. MIT Newshttp://web.mit.edu/newsoffice/2013/edx-summit-0306.html

Zapata-Ros, M. (2013) Innovaciones disruptivas. Redes abiertas.  http://redesabiertas.blogspot.com.es/2013/05/innovaciones-disruprivas.html 


sábado, 29 de abril de 2017

La revolución del blockchain



Recientemente, se realizó una reunión en Estados Unidos entre los representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI) y ejecutivos relacionados con la industria blockchain, para discutir las tecnologías financieras. Esta reunión fue exclusiva sobre el tema del Blockchain pero este tema fue igualmente importante en la reunión de primavera del FMI y del Banco Mundial.

Sobre la reunión, Alex Tapscott - el autor de "Revolución Blockchain" - describe la actitud general que anima el evento como "muy positiva", estimando que el 80% de lo que se habló se centró en la tecnología blockchain, mientras que otro 15% se concentró en el "aprendizaje automático" y el 5% restante se deicó a otras tecnologías relacionadas, de acuerdo con un comunicado de prensa.
Del mismo modo, Tapscott, el teórico del blockchain, hace constar con referencia a la misma nota que:

Todo muy significativo de la importancia, del alcance y del impacto de los temas.
Desde hace mucho tiempo, en nuestros trabajos y posts, hemos hablado de la vulnerabilidad de Internet, sobre todo con relación a la fiabilidad y a la originalidad de la información. Hemos hablado que, como consecuencia, la ignorancia crece según una función exponencial de base mucho más grande que el conocimiento. (Zapata-Ros, 2015)
El DOI (Digital Object Identifier System) surge, en este contexto, como referencia asociada a los documentos y objetos científicos que viene a dar respuesta a esta necesidad: la de dar constancia de dónde existe y cuál es la referencia original y verificada, en el caso de las difusiones de las investigaciones y de las teorías científicas.
Sin embargo quien primero ha sufrido esta falta de fiabilidad han sido las finanzas, primero por las crisis de las hipotecas subprime y luego por la necesidad de encontrar refugios seguros en Internet. Recordemos que el bitcoin adquirió su relevancia con motivo de la crisis de Chipre.
Pero el problema no es el de las finanzas. Es el problema de todo Internet. La red de redes ha sido una revolución que ha servido de detonante a la Sociedad Postindustrial del Conocimiento. Ahora viene una segunda revolución en esta sociedad: es la de la fiabilidad, la de la confianza. La originalidad y la identidad de la prueba, de la evidencia es la base del pensamiento científico y de la ciencia, como en otro sentido lo es la propiedad de la economía. Y esa es la necesidad que hay detrás del blockchain y de su auge.
En este sentido es de destacar la aportación de Pierre Levy: Sur la science des données.
Y en general sobre blockchain:









lunes, 27 de febrero de 2017

¿Quién mató a los MOOC?


Recientemente el Dr. Lorenzo García Aretio, a quien considero un amigo y un maestro, ha publicado en el volumen 20, número 1 de 2017, de la revista RIED, un artículo titulado "Los MOOC están muy vivos. Respuestas a algunas preguntas". 
En realidad es un artículo editorial del número, que es un monográfico dedicado a los MOOC.

En él se dice:


A finales de 2014, publicado en 2015, escribíamos un artículo editorial en RIED (García Aretio, 2015) en el que nos hacíamos eco del fenómeno MOOC, de sus repercusiones sociales, académicas y económicas que se venían debatiendo. En dicho trabajo nos posicionábamos frente a quienes consideraban que los MOOC estaban comenzando a morir y que en poco tiempo pasarían a formar parte de la historia de la educación como una evolución de los formatos a distancia que no llegaría a consolidarse.
Ya entonces considerábamos que esta propuesta innovadora estaba viva, muy viva, aunque los iniciales lineamientos estuviesen siendo muy matizados según los tipos de proyectos institucionales o de políticas educativas
A continuación el autor se dedica a resaltar la abundancia de artículos y la atención que dedica al fenómeno de los MOOC, y a argumentar de la vida de los MOOC y a que constituyen una transición, esta sí, que comienza con la siguiente cita y afirmación:
"(...) la afirmación de Cooperman (2014) en la que afirma que en 1970, Martin Trow, profesor de la Universidad de California, Berkeley, identificó una transición “en camino en cada sociedad avanzada, de la elite a la educación superior de masas y, posteriormente, a un acceso universal”. Ahí, en esa transición, evidentemente, se encuentran los MOOC. " 
Desde el [fecha] vengo escribiendo como un recurso metafórico una serie de post que se titularon la muerte de los MOOC o los MOOC han muerto. Lo que quería poner de relieve es que los MOOC eran el síntoma de una serie de problemas y crisis que sufría la Educación Universitaria en la Sociedad del Conocimiento como son otras áreas y servicios en función de la aparición de lo que en palabras y en la teoría de Christensen se llaman  innovaciones disruptivas. No soy el primero ni el único que lo hace. No creo que el Dr. García Aretio en ese artículo  y en el anterior se refiriera a este caso, el mío, cuando alude a "quienes consideraban que los MOOC estaban comenzando a morir y que en poco tiempo pasarían a formar parte de la historia de la educación como una evolución de los formatos a distancia que no llegaría a consolidarse." No me considero ni mucho menos de entidad suficiente para motivar dos editoriales, en realidad artículos, con tanta abundancia de material y tanta armazón argumental. El autor debiera pues acompañar este enunciado con la correspondiente cita o citas y referencias.

No es cosa de repetir en un micropost todos los numerosos y en algunos casos complejos argumentos, análisis, datos e investigaciones que una larguísima serie de documentos he expuestos, ni tampoco voy a hacer alarde de la fecha desde la que los vengo escribiendo. No voy a abrumar al lector. Pero por si alguien tiene la curiosidad o la legitima inquietud por verificar todo lo que solo de pasada enuncio, voy a reproducir los enlaces que encuentro en una búsqueda de urgencia a los artículos, posts, preprint y al libro que he escrito ordenados por fechas.

Pero antes me voy a permitir dos cosas. 

Una, como un homenaje a mi perdido amigo Carlos Neri que fue quien inicialmente me lo sugirió, este gráfico gráfico de tendencias de MOOC que mostré por última vez en la UTP de Loja (Ecuador). Analicen ustedes mismos:


Para ver la gráfica ampliada hacer clic sobre la imagen

También podemos ver la gráfica de tendencias referida a una situación anterior, del 7 de junio de 2015 en este enlace.

En ambos casos se ve que desde hace tiempo, desde 2013, los MOOC decrecen incesantemente en los sitios donde se crearon y desde donde se difunden: EE UU y Cadadá y aumentan en la periferia, es decir en España, donde siguen manteniéndose y creciendo, y en Latinoamérica (México, Argentina o Ecuador) donde el crecimiento comienza a principios de 2015, llegando a superar ahora incluso a España. Estos datos no son contradictorios con que globalmente el número de cursos y de participantes en ellos aumente. Peor habría que averiguar cuánto de ese aumento se refiere a paises periféricos (respecto a la situación, lugar y momento en que se produce su génesis) y cuánto es de variación, previsiblemente decrecimiento en los países donde se produjeron inicialmente. También habría que ver cuantos de estos cursos conservan las características con que se iniciaron. Por ejemplo en su carácter de abierto, y cuantos no cobran ahora aranceles a los participantes por la acreditación, por ejemplo. Con lo cual, al menos teóricamente, habrían dejado de ser MOOC.

Y la otra, también como homenaje a otro clásico de la educación con tecnologíaEn su post La insoportable levedad de los MOOCJordi Adell nos informó  de la publicación en Elsevier, en la revista de pago  Computers & Education , el artículo “Instructional quality of Massive Open Online Courses (MOOCs)”  de Anoush Margaryan , Manuela Bianco y Allison Littlejohn. El informe aborda la calidad de los MOOC en relación con el diseño instruccional. La investigación, que describe el artículo, ha consistido en aplicar un instrumento que las autoras han confeccionado  a 76 MOOC, elegidos mediante un muestreo aleatorio en distintas plataformas.


Las conclusiones las resumen en el siguiente párrafo: 
… the majority of MOOCs scored poorly on most instructional design principles. However, most MOOCs scored highly on organisation and presentation of course material. The results indicate that although most MOOCs are well-packaged, their instructional design quality is low”.
“... La mayoría de los MOOCs obtuvo mala puntuación en casi todos los apartados correspondientes  a principios de diseño instruccional. Sin embargo, la mayoría de los MOOCs alcanzan puntuaciones importantes en los apartados correspondientes a la organización y a la presentación de materiales del curso. Los resultados indican que, aunque la mayoría de los MOOCs tienen buena envoltura, la  calidad de su diseño instruccional es baja”
El instrumento de evaluación que han utilizado se ha construido tomando como referencia los “Primeros principios de la instrucción” de M. David Merrill.
Resulta de esta manera difícilmente comprensible el entusiasmo que sienten por los MOOC algunos pedagogos, cuando, como evidencia esta investigación, estos cursos incumplen los principios más elementales del diseño instruccional que como es sabido se basa en cómo organizar la enseñanza para que el aprendizaje sea más eficiente.

Enlaces sobre MOOC:


Referencias.-

Cooperman, L. (2014). From elite to mass to universal higher education: from distance to open education. RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, 17(1), 111-130. doi: http:// dx.doi.org/10.5944/ried.17.1.11576

García Aretio, L. (2014). MOOC: ¿tsunami, revolución o moda pasajera? RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, 18(1), 9-21. doi: http://dx.doi. org/10.5944/ried.18.1.13812